Trastornos del suelo pélvico

Una de nuestras frases es que “suelo pélvico tenemos todos” tanto hombres y mujeres  y TODOS, podemos sufrir trastornos en el suelo pélvico.

El suelo pélvico ( femenino y masculino) en la actualidad empieza a estar más presente en los tratamientos de fisioterapia, pero hasta ahora era un gran desconocido. Poco a poco hemos sido conscientes de la importancia del tratamiento del mismo y su relación directa con patologías tan frecuentes en consulta como las lumbalgias, problemas posturales, patología discal, ciáticas de mala resolución, vulvodinias, dolores persistentes en miembros inferiores, entre otros. Nuestro equipo de profesionales se encargará de detectar la dolencia y tratarla en el menor tiempo posible, mejorando así la calidad de vida de nuestros pacientes.

El diagnostico fisioterapeutico especifico es indispensable por un fisioterapeuta especializado que pueda orientar el trabajo a realizar tanto en problemas locales: incontinencias urinarias ( consecuencia o no de embarazos previos; y presentes en hombres y mujeres), prolapsos uterinos , síndromes de inflamación pélvica crónica, como en problemas más globales y posturales. Su trabajo nos ayuda a prevenir dolores a distancia y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Si te sientes identificado/a con alguno de estos síntomas es recomendable que nos consultes:

  • Sensación- presión en la pelvis
  • Sensación de holgura en la realización de ciertas posturas o en ciertos deportes
  • Ganas de orinar repetidamente sin infección
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Incontinencias tras esfuerzo ( tos, coger objetos de peso…)

Pre-post parto

Existen ejercicios específicos para realizar en las diferentes fases: en el preparto (desde segundo trimestre y hasta octavo mes de gestación) y en la recuperación del postparto(a partir de la tercera semana postparto), con la iniciación al tratamiento abdominal hipopresivo. El objetivo es favorecer las condiciones adecuadas para la expulsión y posteriormente ayudar a establecer un equilibrio adecuado del suelo pélvico. El embarazo es una etapa de cambios, nuestro cuerpo así nos lo demuestra después del parto, la pérdida del tono abdominal, los dolores de espalda por el peso soportado y los problemas relacionados con la musculatura del suelo pélvico.